Sólo Para Niños

Anúnciate aqui

Historia de un niño

El segundo álbum del muy interesante Marc Parrot se titula “Sólo para niños”, concebido como segunda parte de una trilogía que, en realidad, nunca llegó a existir y que se iniciaba en 1993 con “Sólo para locos”. El disco propone un repaso a la infancia de un niño corriente, pasando por las travesuras y la inocencia acordes con la edad y progresando hacia el obligado momento de las dudas y paso a la adolescencia, para finalmente acabar en un epílogo en el que se repasan todas las canciones previas en la vejez del protagonista.
El disco se estructura en tres tercios, conceptualmente diferentes y que tratan las diferentes etapas de la infancia del niño protagonista: la primera parte habla de la más inocente y tierna niñez, pasando a continuación a una etapa donde se da rienda suelta a la imaginación para, finalmente, terminar en un último tercio que significa la transición a la adolescencia. Empero, no todas las pistas se distribuyen cronológicamente, sino que aparecen intercaladas en etapas no acordes (seguramente para conseguir un mejor ritmo musical y hacer más entretenido el disco), lo cual es una pena porque entonces conceptualmente el disco sería perfecto. Separando los tercios explicados, aparecen tres pistas cortas, de medio minuto, a modo de intermedio y que quieren reforzar la idea del disco dividido por etapas.
“Haremos un circo” y “El canto vitricida” son los temas que buscan la mayor inocencia del menudo protagonista. Se cuela “Dentro del armario”, declaración homosexual en toda regla de Parrot, una pista que rompe el tópico y se define nostálgica y cobarde, para dar paso al primer intermedio (“Salta la cabra”) hacia la segunda parte. En ésta, destacan sobre todo “Mi nueva madre” (pop/rock con intensas guitarras y una batería desbordada), “Donde yo vivo” (con gran empleo de refranes y antónimos cruzados) y “El conjuro” (la canción que propone el primer paso hacia el crecimiento del protagonista, construida casi como un tema rap en el que el chaval busca una gitana que le recite un conjuro con el que evitar crecer y hacerse mayor). La tercera parte es mucho más atrevida y gamberra, propia del paso a la madurez que supone la adolescencia, y en ella se trata el descubrimiento del sexo (la primera masturbación en “Mi pequeño gran amigo”) y el terror a perder la infancia y los privilegios de ser un hermano pequeño (“La hora de la merienda”, posiblemente el mejor tema del disco y el mejor desarrollado y explicado). El ya citado epílogo (“Sólo para niños”) conlleva una elipsis temporal de unos setenta años, y nos presenta a nuestro protagonista ya entrado en años, contando batallitas y rememorando anécdotas en la taberna, enamorado de jovencitas y de la buena vida).
“Sólo para niños” es, a mi gusto, el mejor disco de Marc Parrot, un álbum pop/rock sumamente entretenido y que va más allá del mero “recopilatorio de singles”, al proponer un concepto por el que todos hemos pasado y que, por ende, acaba siendo completamente empático.
Comentario de simbad_7th_voyage - viernes 29 de julio de 2011
¿Te gusta este comentario? SI NO

Este comentario no ha sido votado. Sé el primero!

Bienvenido a DiscAffinity Si no nos conoces... te interesará la siguiente información Descubre música y conoce gente con gustos similares
¿Como?

Con las "Almas Gemelas" y siguiendo a otros usuarios

¿Almas Gemelas?

Son usuarios con gustos muy similares a los tuyos! Podrás ver sus puntaciones directamente en cada disco.

¿Qué tengo que hacer?

Sólo tienes que regístrate y empezar a puntuar discos. Cuantos mas discos puntues mas acertada será nuestra recomendación.

¿Sólo puedo puntuar discos?

En absoluto, escribe comentarios, sigue a otros usuarios, crea tus propias listas de discos, consulta nuestros fabulosos rankings, lee interesantisimas noticias y comparte en Facebook y Twitter lo que mas te gusta. Incluso puedes colaborar con el proyecto incorporando los discos que eches en falta.

Cerrar