The Wall

The Wall
Grupo/s
Pink Floyd
Estilo
Rock
Tipo
LP
País y año
Reino Unido (1979)
Pistas
81 min. - 26 pistas
Anúnciate aqui

La banda sonora de los frenopáticos

Me tengo que remontar al curso 88-89, en donde estaba cursando tercero de BUP en el Colegio Alemán de SC de Tenerife. Nos tocó un aula que estaba en el tercer piso de un edificio de bloques de hormigón, cuyos interiores no estaban revestidos. Un curso anterior había aprovechado la pared trasera del aula para dibujar la portada del disco de Pink Floyd -The Wall-. Casi nadie de nosotros tenía idea de qué iba la cosa, tan metidos en las ondas ochenteras de sonidos prefabricados. Pasaron un par de años y ya con ganas de absorber la cultura rock, descubrí el disco en cuestión en mi casa, me lo grabé en cinta y no pude digerirlo en tomas sucesivas, al estar mi cerebro regido por la vena comercial en aquellos tiempos...ya sabéis, descubrimiento Beatle, Stones, Queen, Eagles... Romper el muro se haría esperar muchos años, pero valió enormemente la pena.

Lo mismo les pasó en otra escala a los floydistas setenteros. Todos los que estaban instalados en la nave espacial de Pink Floyd, cómodamente en asientos de primera fila viajando por galaxias sonoras creadas con mimo por el dúo Gilmour-Wright y el pulso rítmico obsesivo de Waters y Mason, recibieron un auténtico varapalo emocional con -The Wall-, un LP doble que abría a los cuatro vientos la caja de los demonios de Waters, obsesionado con la soledad, el aislamiento, el hastío y su asco al propio status de estrella de rock que ostentaba. No nos engañemos, -The wall- es un álbum en solitario del bajista Roger en el cual sus compañeros son meros músicos de estudio e incluso la presencia de Gilmour se reduce a la composición de dos canciones.

Escuchar -The wall- de una sentada puede ser muy duro para el neófito, pero sin duda es el álbum que más premio da a los que se molesten en escrutarlo. Innovador a más poder con todos sus truquitos sonoros (helicópteros, puñetazos, puertas que se cierran, cristales rotos, profes armándole la bronca a alumnos), la voz de Waters llora, se desgañita, parece que no es capaz de entonar con precisión, pero lleva en volandas un producto sonoro claustrofóbico batutado por Bob Ezrin (Alice Cooper, Lou Reed, Héroes del Silencio). Esta epopeya grandilocuente, para bien o para mal, supuso la última obra maestra de Pink Floyd, la destrucción del grupo y de la psique de Roger Waters.

Mis tres momentos estelares:

1) -If you don't take your meat, you won't have any pudding-. En -Another brick in the wall, Part 2-, un profesor iracundo le da la tabarra a un niño en el comedor del colegio. Los truquitos floydianos en su máxima expresión.

2) La fanfarria de -Bring the boys back home-. Todas las canciones cortas funcionan como puente entre las largas. Nótese la impresividad de la atonal -Is there anybody out there?-

3) La opereta de -The trial-, que conjuga sinfónicamente gran parte de las melodías que han aparecido en todo el álbum y dan una vuelta de tuerca más al desintegrado sonido Floyd. Son las reglas de Waters sin vuelta atrás.
Comentario de beatlespock - martes 25 de enero de 2011
¿Te gusta este comentario? SI NO Le ha gustado a 1 de 1 aguilatwain
Bienvenido a DiscAffinity Si no nos conoces... te interesará la siguiente información Descubre música y conoce gente con gustos similares
¿Como?

Con las "Almas Gemelas" y siguiendo a otros usuarios

¿Almas Gemelas?

Son usuarios con gustos muy similares a los tuyos! Podrás ver sus puntaciones directamente en cada disco.

¿Qué tengo que hacer?

Sólo tienes que regístrate y empezar a puntuar discos. Cuantos mas discos puntues mas acertada será nuestra recomendación.

¿Sólo puedo puntuar discos?

En absoluto, escribe comentarios, sigue a otros usuarios, crea tus propias listas de discos, consulta nuestros fabulosos rankings, lee interesantisimas noticias y comparte en Facebook y Twitter lo que mas te gusta. Incluso puedes colaborar con el proyecto incorporando los discos que eches en falta.

Cerrar