The Final Cut

The Final Cut
Grupo/s
Pink Floyd
Estilo
Rock
Tipo
LP
País y año
Reino Unido (1983)
Pistas
43 min. - 12 pistas
Anúnciate aqui

WATERS NO SUPO RETIRARSE A TIEMPO

Un amigo mío insistía, en una de esas confesiones musicales que solíamos compartir a menudo en esos maravillosos años de la vida de estudiante, en que tenía una serie de álbumes fetiche, perfectos, de concepto, que se podían escuchar como una canción compuesta. "Year of the cat" de Al Stewart o "Famous last words" de Supertramp eran algunos de los elegidos. De Pink Floyd, por supuesto, tenía a "Dark side of the moon" en un altar, cosa que creo que cualquier melómano minimamente entendido comparte o entiende, pero acompañándolo situaba sin discusión a "The final cut". No estaba ni siquiera bien tratado por la crítica, pero a él le fascinaba...

Después de haberlo escuchado buen número de veces y de haber intentado, sin éxito, que la fibra sensible se me activase retroactivamente, he decidido al fin desistir de entender "The final cut". Y mira que los Floyd casi nunca entran a la primera y hay que dedicarles tiempo para que sus enseñanzas se te metan poco a poco en la sangre que va hacia tu corazón, pero ni por esas en este caso.

Pink Floyd debió poner punto final a su aventura con el mastodóntico canto a la desesperación y la paranoia que supuso "The wall". "The final cut", marcado por las agrias disputas entre Waters y los demás miembros del grupo (con expulsiones incluidas y juicios venideros), trata de llevar más allá las ambiciones del bajista e ir más allá en el concepto, esta vez recurriendo a la guerra como tema central. Pero sin éxito, ya que las composiciones no funcionan en su mayoría y muchas recuerdan desgraciadamente esquemas ya oídos en su exitoso antecesor. Sonido ampuloso y más orgánico y compacto, sí, pero, aparte de la historia de guerra que a retales nos intenta contar Waters, "The final cut" fracasa absolutamente no sólo como réplica y continuación de la inspiración que se suponía a un conjunto de space-rock ya legendario, sino incluso como disco menor o anécdota interesante en la que vale pararse unos minutos, tal como pasaba con "Meddle" o "A saucerful of secrets". Y, qué quieren que les diga, los helicópteros, niños, cristales rotos, aviones de guerra y el profesor iracundo me resultan gimnicks más divertidos como aderezo de "The wall", que la grandilocuencia presente en todo este álbum, denotante de una ausencia meridiana de inspiración.

Ya no se trataba de distinguir entre Gilmouristas y Wateristas y de organizar debates en torno a la importancia de uno u otro miembro en la banda, sino de que Pink Floyd había sido incapaz, por primera vez en su historia, de responder a las expectativas de su exigente y fiel público con más creatividad. Y ya no hubo vuelta atrás: Los dinisaurios habían aparecido...
Comentario de beatlespock - martes 8 de febrero de 2011
¿Te gusta este comentario? SI NO

Este comentario no ha sido votado. Sé el primero!

Bienvenido a DiscAffinity Si no nos conoces... te interesará la siguiente información Descubre música y conoce gente con gustos similares
¿Como?

Con las "Almas Gemelas" y siguiendo a otros usuarios

¿Almas Gemelas?

Son usuarios con gustos muy similares a los tuyos! Podrás ver sus puntaciones directamente en cada disco.

¿Qué tengo que hacer?

Sólo tienes que regístrate y empezar a puntuar discos. Cuantos mas discos puntues mas acertada será nuestra recomendación.

¿Sólo puedo puntuar discos?

En absoluto, escribe comentarios, sigue a otros usuarios, crea tus propias listas de discos, consulta nuestros fabulosos rankings, lee interesantisimas noticias y comparte en Facebook y Twitter lo que mas te gusta. Incluso puedes colaborar con el proyecto incorporando los discos que eches en falta.

Cerrar